1   


    Un nuevo amanecer para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional en El Salvador

    Texto y fotos: Fidel López Eguizábal - 03-02-2017

    Tamaño de texto: A | A | A

    Año 1992

     

    Este es un nuevo amanecer para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en donde se enfrentará y luchará con un pueblo sufrido por la guerra, por el hambre y el dolor. El Frente afirma que: “no son doce años nada más de lucha por obtener el poder, son sesenta años desde la revolución de 1932, desde entonces, luchan por la injusticia social, por la explotación de los burgueses hacia las clases obrera y por la posición capitalista”.

     

    El FMLN se proclamó como partido político el pasado 23 de mayo, aquí enfoca toda su contienda política hacia el 94, basándose en un partido que no pretende hacer grandes campañas, sino luchar por el país, por El Salvador.

     

    En el campamento guerrillero, el cual era supervisado por la Misión de observadores de las Naciones Unidas (ONUSAL), bailamos y compartimos con los guerrilleros. Se acababan de proclamar partido político y la alegría se percibía en sus rostros.

     

    “El cambio que todo el país esperaba está

    enfocado en la ideología del

    nuevo y auténtico partido político”.

     

    Más de 30 mil personas desfilaron en la marcha de proclamación como partido político, en donde se confirmó el apoyo con que cuenta el FMLN.

     

     

    ¿Qué piensan los comandantes del FMLN?

     

    En las quince concentraciones del Frente se respira un aire de paz, así como se confirmó en El Paisnal y Aguacayo, allí. Los guerrilleros y los comandantes se entrenan, pero de una manera psicológica, para las nuevas elecciones.

     

    La concentración de El Paisnal recibe el nombre de Modesto Ramírez, ubicada en la zona de Aguilares (la escuela de Cuadros Héroes del Frente sur Modesto Ramírez), enseña a los combatientes para así lograr incorporarse a la Policía Nacional Civil (PNC).

     

    Todos los comandantes llevan un único objetivo: el de educar a sus combatientes hacia una nueva lucha, no la de las armas, sino la política, el servicio social y cultural. “Los comandantes no piensan retroceder”, según dijo el comandante Leonel González, Salvador Sánchez Cerén (actual presidente de El Salvador) y también afirmó que: “hay una legalización del partido y agradece la colaboración de la ONU para que los acuerdos no se estanquen y sigan en marcha”.

     

     

    Estudiantes de la UTEC en conferencia de prensa ofrecida en Aguacayo por los guerrilleros.

     

     

    ¿Cuáles son los niveles de educación de los miembros del FMLN?

     

    Existen cuatro niveles culturales, los cuales están ordenados de una forma, dependiendo el nivel escolar de cada excombatiente: de primero a ter grado, de cuarto a sexto grado, de séptimo noveno grado y los que integrarán la PNC.

     

    Por parte de las universidades se han recibido visitas, interesándose en su educación. A los maestros se les dificulta llegar a esas posiciones lejanas de donde se ubican.

     

    Tanto como la población civil, los miembros del FMLN y el Ejército pasarán pruebas intelectuales y físicas para integrar la PNC. Ambos tendrán la misma cantidad de integrantes.

     

    A pesar de las instalaciones de los guerrilleros, reciben sus clases bajo árboles o en champas fabricadas de lámina. También se observan tiendas de campaña, en donde duermen incómodamente, pero los furibunditas se educan, no importando las condiciones, ya que quieren servir al país.

     

     

    ¿Cómo viven los farabundistas?

     

    En visita que hicimos a los campamentos de Aguacayo y El Paisnal observamos que no viven de una manera adecuada, se sienten como que todavía estuvieran en la guerra. Algunos tienen a su familia. Los de Aguacayo y Suchitoto viven como en un pueblo fantasma. Las casas destruidas se prestan a ser habitadas.

     

    Por ahora empieza un nuevo camino para estas personas, un camino de reconstrucción, tanto moral como físicamente.

     

    En peroles, recipientes viejos y con agua de río preparan sus alimentos. Todos prestan colaboración. Algunos parten la leña, otros limpian los frijoles, hacen las tortillas y algunos descansan.

     

     

    En plena labor. Se necesita de leña para cocinar los frijoles y el maíz que a diario consumen los guerrilleros. En el asentamiento de El Paisnal dos excombatientes realizan las tareas designadas.

     

    El FMLN tiene una tienda de campaña en la cual se encuentran las medicinas y es atendida por los Médicos sin Fronteras. Estos cuentan con un odontólogo que atiende a todos y prestan servicio de primeros auxilios.

     

     

    Un poco de ayudita. Tanto los hombres y mujeres realizan sus trabajos, los cuales se efectúan en los quince asentamientos guerrilleros.

     

    Cuando estaban en la guerra estos grupos sufrieron inclemencias del tiempo. Andaban en las montañas y sufrían mucho. Pero siempre se encuentran viviendo en casuchas y hoy es temporada de lluvias. Se mojan tanto ellos como sus familias.

     

    Muchas instituciones se enteraron de las circunstancias como viven. Recordemos que también los de la Fuerza Armada pasaron lo mismo en la guerra, pero ellos tienen techo seguro donde habitar, tienen sueldo y buenas prestaciones.

     

    Todo cambiará con la creación y actuación de la PNC, en donde se dará un sueldo aceptable para todos, ya que los acuerdos lo afirman. Aquí se trabajará y los guerrilleros ya no estarán en estas circunstancias. Ellos tienen en su sangre la descendencia de Atlacatl, su lucha seguirá sin fin.

     

     

    ¿Qué cambios son los que desea el FMLN?

     

    Este nuevo partido desea que los cambios sean en un marco general, que los esperan lograr en las elecciones de 1994, y si no logran ganar las elecciones trabajarán y verán los cambios en 10 o 15 años, debido a que es un proceso largo y difícil que seguir en esta postguerra.

     

    Debe mejorarse la educación, la salud, todos los servicios que favorecen al pueblo, la empresa privada tiene que unirse a la reconstrucción. Afirmó un comandante en la entrevista.

     

     

    El FMLN hacia el año 1994

     

    No se han unido hasta ahora al proceso de reconstrucción, pero tarde o temprano cederán, ya que necesitan de la mano obrera.

     

    Las mensualidades para los estudiantes deben ser mínimas y el servicio público de educación no tiene por qué pagarse. Todo esto se logrará a través de los cumplimientos del gobierno.

     

    Son muchas las injusticias que se han vivido a través de los tiempos y el partido farabundista y sus afiliaciones izquierdistas trabajarán por un nuevo país. Se derramó la sangre de muchos salvadoreños y se ha conseguido como en otros países del tercer mundo la consolidación de la democracia, aunque tuvieron que morir más de setenta mil personas.

     

     

    Año 2017

     

    Comparen la crónica de esta historia con la realidad vivida por exguerrilleros y por exmilitares que combatieron. Se ha estado publicando documentales sobre el conflicto armado, cada quien con sus perspectivas e ideologías de lo que se vivió. Sin embargo se percibe inconformidades por los que se enfrentaron.

     

    En la actualidad, quienes están bien son los excomandantes guerrilleros y por ende los altos jefes de la Fuerza Armada de aquel entonces. Los veteranos de guerra y excombatientes del FMLN están en condiciones indebidas, según lo que se acordó en los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992.

     

    Al conversar con el investigador Eduardo Sancho,  de la Universidad Francisco Gavidia, quien fuera comandante guerrillero con el seudónimo de Ferman Cienfuegos manifiesta: “los que están bien son los comandantes del FMLN. Yo estuve combatiendo, pero no estoy en la política. Ellos si están en mejores condiciones de vida”.

     

    Los beneficios económicos y sociales que se plantearon no se perciben para ambos grupos. Por eso las marchas en las calles no cesan. El pueblo salvadoreño analiza los cambios que el FMLN tenía en su plan al incursionar en el mundo político. Cada quien tiene su análisis. ¿Viven en condiciones óptimas los excombatientes del FMLN? ¿Están bien todos los del FMLN que lucharon en la guerra? ¿Se cumplieron los objetivos propuestos por la dirigencia del partido de izquierda?

     

    Los que pudieron ingresar a la Policía Nacional Civil quizá estén mejor, otros emigraron y algunos aún esperan tierras, casas y todo lo que les prometieron.

     

    Que cada quien juzgue si ya no hay desigualdad, si las oportunidades para los salvadoreños son diferentes o si el país está en condiciones óptimas para vivir. ¿Fue necesario una guerra y que muriesen tantas personas para cambiar el rumbo de El Salvador?

     

    El nuevo amanecer que el FMLN promulgó está muy lejos. La situación es caótica, ahora se vive una guerra social con las pandillas, y los asesinatos en especial de los jóvenes siguen contándose a diario en todo el territorio. Esa es la realidad que se vive. Todo el país desea un amanecer que sea próspero para todos. El Salvador necesita estar en paz. Han pasado 25 años y es necesario hacer una reflexión, el antes y después de esa firma de los Acuerdos de Paz, un 16 de enero de 1992.

     

    Esa crónica de estudiante fue de reflexión. Logré conocer cómo vivían los guerrilleros y lo que deseaban en el futuro. Veinticinco años después los recuerdos se vuelven a contar… y todavía quedan muchas cosas que cambiar en El Salvador.

     

     

     

     

    Nota: Un nuevo amanecer para el FMLN es una crónica que nace desde las aulas universitarias de la Universidad Tecnológica en junio de 1992, recién firmado los Acuerdos de Paz. Lo escribo tal cual lo entregué al profesor y periodista Raúl Beltrán Bonilla en la cátedra Reportaje Interpretativo. Cualquier similitud con la realidad que vivimos es pura casualidad (si se han cumplido algunos objetivos del FMLN). Las fotos son las mismas del reportaje. Usted haga sus respectivas conclusiones y reflexiones, no importa su ideología o si emigró para vivir mejor.

     

     

     

     

    Fidel López Eguizábal, salvadoreño de ascendencia vasca, le gusta escribir para periódicos, ensayista, docente investigador de la Universidad Francisco Gavidia de San Salvador. Es maestro en docencia universitaria. En FronteraD ha publicado El olvidado. Un emigrante salvadoreño en Estados Unidos mira hacia atrás y El maestro carpintero de la escuela. Un ejemplo en El Salvador.

    ¿Erratas o imprecisiones? ¡Escríbanos!

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    Compartir

    ImprimirImprimir EnviarEnviar
    Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

    Comentarios

    Enviar un comentario nuevo

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

    Más información sobre opciones de formato

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    (*) Campos obligatorios

    Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

    ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

    .