Entre   |  Regístrese

Entrada libre el blog de Juan Ignacio García Garzón


Tamaño de texto: A | A | A

5 de julio, 2018

Las cuadrigas de Ben-Hur siembran la risa en Mérida

 

 

Uno de los referentes claros de Yllana es el humor de los Monty Phyton, a los que hace años rindieron homenaje explícito en un espectáculo integrado por algunos de los mejores sketches del gamberro grupo británico. Con un ojo puesto en la descacharrante La vida de Brian (Terry Jones, 1979), la compañía española convertida en factoría de risas con sello propio ha presentado en el 64 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida su aproximación a las gestas épico religiosas de Ben-Hur, la novela que Lewis Wallace publicó el 1881 y de la que en el cine destacan dos robustas versiones, la muda dirigida por Fred Niblo en 1925, con Ramón Novarro en el papel de príncipe judío, y la que firmó en 1959 William Wyler, que cosechó once Oscar con Charlton Heston a la cabeza del reparto.

 

Con esta última, habitual en las programaciones televisivas de Navidad y Semana Santa pues en ambas tiene acomodo, juegan David Ottone y Juan Ramos Toro, directores artísticos del montaje y miembros fundadores de Yllana, que recurren al imaginario instalado en la memoria de varias generaciones de espectadores para recrear ingeniosa e hilarantemente escenas como la espectacular carrera de cuadrigas, concebida en lo que ellos denominan Teatromascope. De la adaptación del texto narrativo al teatro se ha encargado Nancho Novo, estupendo actor y muy interesante dramaturgo, con todas las licencias imaginables y más, para deleite de los espectadores que en la noche del pasado miércoles, se troncharon en el Teatro Romano emeritense con un montaje que es pura coña marinera, un disparate cómico de dimensiones épicas, comme il faut. Hay que subrayar que Novo reproduce algún pasaje de la novela en su muy bien documentado trabajo, aparte de incluir incontables chistes en la onda de Yllana; cientos de folios y más de dieciséis versiones ha escrito y hasta el día anterior al estreno anduvo retocando el texto para ajustar algún gag y perfilar algún personaje, según me comentó tras la representación. Se da la circunstancia de que debutó como actor profesional en 1983, en el venerable recinto romano, como miembro del elenco de Golfus de Emérita Augusta, y se ha permitido el gusto de incluir ahora un guiño al papel que interpretó en aquella ocasión.  

 

Con respecto a la novela original, aunque parece que el norteamericano Lewis Wallace (1827-1905) escribió Ben-Hur para reafirmar su fe religiosa, hay otras opiniones que sostienen que el autor era un no creyente que, buscando datos históricos para abonar sus tesis sobre el cristianismo como superchería, se encontró con lo contrario y terminó convencido de la existencia de Jesús de Nazaret. Todo un personaje este Wallace que, perteneciente a una familia de abolengo político, fue abogado, general del ejército de la Unión en la Guerra de Secesión, gobernador de Nuevo México y ministro plenipotenciario de Estados Unidos en el Imperio Otomano. La novela la escribió durante su estancia en Nuevo México, además de ocuparse de las revueltas apaches y de dictar la orden de muerte contra Billy el Niño, al que, con esa cobertura legal, pasaportó Pat Garrett precisamente en 1881.

 

Pero volvamos a las andanzas y desventuras de Judá Ben-Hur convertidas en un  divertidísimo espectáculo teatral quizás en una órbita risueñamente heterodoxa para la programación de un festival de teatro clásico como el de Mérida, pero vete tú a ponerles peros a las carcajadas del público. Seguramente, ni Aristófanes ni Plauto censurarían las audacias transgresoras de una apuesta que utiliza los códigos del peplum y el cine religioso para revertirlos. Hablo de cine porque este Teatromascope emplea filmaciones combinadas con el trabajo de los actores, además de incluir, aparte de las ya mencionadas, un montón de referencias fílmicas y musicales (Jesucristo Superstar, las películas del inspector Clouseau, Queen, Village People…). Añade también excursiones metateatrales (Eva Isanta y Elena Lombao, que entre otros personajes interpretan a la madre y la hermana de Ben-Hur, respectivamente, realizan un  alegato feminista y piden papeles de mayor fuste en una obra de marcado carácter masculino) y se usa al público como gigantesco equipo de remeros de las galeras y creador de ingentes olas de un mar embravecido.

 

Domina este espectáculo una inagotable combinación de gags visuales y pícaro humor arrevistado que lo emparenta con algunas propuestas de La Cubana, otra formidable compañía cómica. Yllana reinterpreta en irreverente clave jocosa los episodios de la Historia Sagrada incluidos por Wallace en la trama de su novela y realza la pulsión homoerótica latente en las relaciones entre Ben-Hur y su enemigo Messala en un envite en el que no faltan las pinceladas gruesas y la comicidad desborda por todas las costuras.

 

Los actores se multiplican en infinidad de personajes en un trabajo tan agotador como vistoso y desopilante. Agustín, Jiménez, Eva Isanta, Víctor Massán (gran Ben-Hur), Fael García (tremendo Messala), Elena Lombao y Richard Collins-Moore (que si encarnó a Dios en el musical La llamada, aquí se atreve con Jesucristo: “solo me queda hacer de Espíritu Santo para completar la Santísima Trinidad”, comentó al finalizar la función) están todos muy bien en ese registro de farsa disparatada que gustó mucho a los espectadores que casi llenaban  el Teatro Romano la noche del estreno.

 

 

Título: Ben-Hur. Autor: Lewis Wallace. Versión: Nancho Novo. Dirección: David Ottone y Juan Ramos Toro. Escenografía: Carlos Brayda. Vestuario: Gabriela Salaverri. Música original: Marc Álvarez. Iluminación: Juanjo Llorens. Audiovisual: Javier de Prado. Efectos de sonido: Alberto Fernández Roda. Intérpretes: Eva Isanta, Agustín Jiménez, Elena Lombao, Víctor Massán, Fael García y Richard Collins-Moore. Lugar: Teatro Romano de Mérida. 4 de julio de 2018.  

 


 

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2018 fronterad. Todos los derechos reservados.

.