Entre   |  Regístrese

Crimen para iniciados el blog de Óscar Urra


Tamaño de texto: A | A | A

1 de marzo, 2017

K. O.

 

En una de sus semanales entregas en Frontera D, Ricardo Bada, afirma que las novelas de P. D. James [Phyllis Dorothy] le gustan más que las de Dickens, “porque la autora no recurre al sentimentalismo barato y a la moralina que tanto mal le hacen a la obra de su colega”, y con ello ha venido a expresar con preciso laconismo algo que le está pasando, que le viene pasando ya desde hace algún tiempo, a la novela negra: que el sentimentalismo barato y la moralina la están dejando grogui y, si no besa la lona, hace algo peor: dar vueltas, algo sonada, ya por el ring, a la espera de coger un poco de aire con el gong.

 

Y no es que uno tenga nada contra el sentimentalismo barato (aunque, en literatura, se suela pagar bien caro) ni contra la moralina, tan fina ella: allá cada cual con lo que come. El problema estriba en que no hay contra esta receta el necesario contrapeso de la ironía, el humor, el “ácido cínico” o cualquier otra manisfestación genuinamente inteligente del verbo.

 

Para encontrar esto, hay que buscar y revisitar, por ejemplo, los mejores combates de los Scerbanencos, Chestertones,  Merineros, Chandlers, Vázquez Montalbanes y Simenones que en el mundo han sido: púgiles con buena cintura, piernas vertiginosas y golpes demoledores, tan bien dados, y con tanta gracia, que le daban susto, placer y asombro hasta a quienes lo recibían.

 

Señores: a ver quién recoge el guante

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.