Entre   |  Regístrese

El arte del ajedrez el blog de Amigos del ajedrez


Tamaño de texto: A | A | A

17 de marzo, 2017

ARTE64 Golpe fallido

 

 

N.N.        lugar y fecha desconocidos

 

 

 

 

 

 

 

 Las negras juegan y ganan

 

 


Hará unos 30 años de eso, escribí un artículo de ajedrez en torno a un tema que me fascinaba, y que lo sigue haciendo hasta el día de hoy: las posiciones hipercríticas.

 

Un término que acuñé para designar aquellas posiciones - muy tensas, sobra decirlo - en las que existe una y única jugada ganadora en un momento dado de la partida. Lo trágico del caso es que, si el bando (potencialmente) ganador no realiza LA jugada decisiva en ese preciso momento, su rival dispone entonces de una réplica…¡ganadora!

 

Por lo tanto, las posiciones hipercríticas se distinguen por su aspecto de “todo o nada”  , mucho más frecuente en el típico farol del poker  que en el ámbito del tablero , y son un buen reflejo del carácter encarnizado que impregna la lucha ajedrecística.

 

Para ilustrar el caso, le presento hoy una posición en las que las blancas – ignoro los datos de esta partida: toda información al respecto será bienvenida – acaban de lanzar un ataque demoledor contra el debilitado enroque  enemigo, obviando el ataque contra su Dama y capturando en h7.

En efecto, la victoria blanca parece obvia ante la amenaza Th8#, que no se puede evitar con 1…Rh7: 2.Cg5+, seguido de 3.Dh3.

 

Pero he aquí que dichas expectativas de ataque se verán frustradas. Usted deberá, estimado lector, descubrir en menos de 10 minutos cómo las negras pueden contratacar, cambiando las tornas en este momento de altísima tensión.

 

Solución de “Ceguera colectiva”:

 

 

 

 

 

 

 

 


De 1766 a 1981, nadie puso en tela de juicio la solución “forzada” 1…Tf2 2.b7 Tf8 etc., propuesta por su autor C. Cuzio, hasta que el “demoledor” – se dice de un estudio incorrecto que ha sido demolido - W.Veitch propuso el potente sacrificio inicial de desviación 1…Ad4!, que deja a las blancas desamparadas en la “sencilla” secuencia 2.Rd4:  (no se puede permitir 3.b7 Aa7 o 3.Rb5 Ab6:) 2…Tb4:+, seguido de 3…Tb6:.


Sencillo…¿no? Pues nadie  vió la ganadora y destructora jugadita de Alfil durante ¡215 años!

Conclusión: ¡Errare humanum est!

 

P.S.: Este ejemplo de demolición figura bajo el Nº36C en mi antología de 400 finales artísticos "El Cuadrado Mágico", publicada por ediciones siglo XXI en 1999, y que se puede aún adquirir en la "Casa del Ajedrez" de Madrid.

 

René Mayer  ([email protected])

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.