letras

Medio siglo sin Emile Herzog, el afortunado André Maurois

Mario Castagneto

Maurois fue un niño feliz. Esa alegría recorre su escritura, la viste de gala, la deja niña. El arte de asombrarse, tan propio de esa edad en donde todo sucede sin contratiempos, lo conservó durante toda su vida

más »

© 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.