cuéntame

La enhebradora de agujas

Elena Salamanca

Lo único que recordaba era los nombres de las agujas: la delgadilla, de agujero ínfimo por donde nunca pasaría un camello; la punta chata, para coser cueros; la agujalágrima, para hacer encajes; la capotera, que es gigante, para coser telas gruesas; no hay que bordar durante una tormenta porque la aguja llama al rayo

más »

© 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

.