1   


    Twitter, mi pequeño CNN+. Una historia de amor

    Carmela Ríos - 10-07-2014

    Tamaño de texto: A | A | A

     

    Hay muchas formas de felicidad. Una de ellas consistió durante años en acabar cada crónica, cada conexión en directo con una coletilla imperial: “En París, Carmela Ríos, CNN+”. Esas palabras nunca perdieron su magia: me escuchaba firmando la información y lo siguiente era un pellizco de euforia. Qué suerte ser periodista, estar en París, que pasen cosas y qué suerte poder contarlas en esta cadena.

     

    CNN+ murió el 28 de diciembre de 2010. Yo había regresado de París seis años antes, en 2004, y me había incorporado a su redacción central en Madrid, donde aprendía cada día de un equipo profesional y comprometido, una de las mejores redacciones que he conocido.

     

    Durante tres años me ocupé de la información de tribunales. Contamos en directo desde la Audiencia Nacional la apertura del sumario del caso Gürtel y el desfile por el despacho del juez Garzón de personajes de película como Francisco Correa o El Bigotes, de empresarios de (presunto) soborno fácil, testaferros o contables de (presunta) pacotilla. Y en directo conocieron los espectadores que la Audiencia Nacional metería mano a la causa del franquismo y sus desaparecidos.

     

     

    Garzón abandona la Audiencia Nacional

     

     

    Mostramos en tiempo real las concentraciones de apoyo a Garzón, que fue cayendo en desgracia judicial hasta acabar desahuciado del juzgado número 5. Los espectadores de CNN+ lo vieron abandonar, para siempre y entre aplausos, el edificio de la Audiencia Nacional, una vez el Consejo General del Poder Judicial dictaminó la suspensión de actividades del juez, tras la apertura de una de las tres causas por las que Garzón tuvo que responder posteriormente ante el Tribunal Supremo.

     

    CNN+ era eso, la reacción en el momento: “Está pasando, lo estás viendo”. Y yo creía en ello. Me gustaba, y me gusta, la inmediatez, la difusión en el momento, el desafío de contar rápido y contar bien, estar disponible y atenta a la información. CNN+ me llenaba profesionalmente… como Twitter ahora. Ambos medios se dieron el relevo en mi vida camino de las Navidades de 2010.

     

    La tarde de aquel 10 de diciembre de 2010 Manolín me esperaba en la puerta de la Audiencia Nacional con todo el material para grabar un falso directo. Manolín es Manuel Herrera, un prodigio de versatilidad técnica, sagacidad y buen humor: un imprescindible de la redacción. Manolín y yo estábamos contentos: en CNN+ habíamos conseguido buenas audiencias con nuestra cobertura non stop de la huelga de controladores que paralizó el tráfico aéreo en España el 3 de diciembre de aquel año. En secreto pensábamos que éxitos como aquel servirían para neutralizar algunos rumores que corrían sobre un posible cierre de la cadena.

     

    Nos pusimos a la tarea: Manolín plantó el trípode junto a la hilera de árboles que separa la Audiencia Nacional del Tribunal Supremo, ajustó la altura, ancló la cámara, rectificó la posición del foco de luz y me dio el micrófono de mano. Entonces sonó su teléfono móvil. La expresión de su cara cambió. “¡No me digas!”, respondió alarmado a su interlocutor, con el que intercambió unas cuantas palabras antes de colgar el teléfono, mirarme y exclamar: “¡Ay, Carmelilla, que nos cierran CNN+!”.

     

    Se produjo entonces uno de esos momentos en los que los periodistas nos ponemos el uniforme para no tener que sufrir, es decir, cuando contar una noticia se convierte en la mejor manera de que no nos afecte. Manolín me había dado un titular, el cierre de una cadena de noticias en España. Había que buscar otra fuente, y hubiera bastado el tono de la voz de (digamos María) la compañera de redacción que respondió a mi llamada. Pero además María tenía en sus manos el comunicado con el que la dirección de Prisa se disponía a anunciar el cierre de CNN+.

     

    Con los argumentos de la empresa retumbando en mis oídos, pensé: “esto hay que contarlo”. Y de forma instintiva agarré el móvil y abrí aquel invento con el que había estado jugueteando intermitentemente desde hacía un año y medio. 

     

    Twitter había entrado en mi vida en Ceuta durante el verano de 2009. Aproveché las vacaciones para abrir una cuenta y comenzar a curiosear en una red a la que, francamente, me costó encontrarle la gracia. Publicaba un tuit con la impresión de que no había nadie a la escucha, que era un poco como gritar en la montaña cuando vas de excursión. Algo de cierto había en ello porque en un año y medio de práctica esporádica, sólo 45 incautos habían tenido la ocurrencia de seguirme en Twitter. 

     

     

    Carmela Ríos Twitter

     

     

    Pero aquel 10 de diciembre de 2010 abrí mi cuenta de Twitter empujada por la pulsión de contar una noticia. “Cierra CNN+”, escribí, liberando así las ganas de informar, sin más pretensiones. A los pocos segundos mi cuenta de Twitter echaba humo.

     

     

    Carmela Ríos Twitter

     

     

    El tuit había saltado el corralito de mis 45 seguidores y se movía sin parar. Unos rebotaban la noticia, otros confeccionaban sus propios tuits sobre el cierre de CNN+ citándome como fuente, algunos me preguntaban directamente sobre el cierre de la cadena, y yo, además, podía responderles.

     

    Asombrada por la respuesta a aquel tuit de dos palabras, volví a la redacción en Tres Cantos. Al llegar, ya era de noche: recuerdo que hice una foto del acceso al edificio con mi Blackberry. Subí a la redacción y seguí tuiteando en directo.

     

     

     

     

    Y ya no he parado.

     

    Twitter llegó a mi vida para relevar a CNN+ en la necesidad de contar y mostrar las cosas cuando suceden. Aquel 10 de diciembre de 2010 comprendí que podía ser un pequeño medio de comunicación siempre y cuando respetara las reglas del oficio. Un soporte de información en directo que me ofrecía el milagro adicional de publicar fotos, todo un regalo para alguien que tiende a traducir en imágenes la actualidad después de tantos años trabajando en informativos de televisión. Y la guinda: la posibilidad de dialogar permanentemente con los espectadores, los lectores, los seguidores.

     

    La muerte de CNN+, desde el anuncio de su cierre hasta el fin de las emisiones, fue mi primera historia tuiteada. Un triste final. Un feliz inicio.

     

     

     

     

    Carmela Ríos se define como canaria de nacimiento y ceutí de adopción y vocación. Estudió Periodismo en Madrid. Ha sido corresponsal en París para Antena 3 TV y CNN+, periodista de Tribunales en Cuatro y editora general de Terra España. Colaboradora de numerosos medios (CNN, TF1, France Presse...), es una entusiasta de las redes sociales como nuevos soportes periodísticos. Actualmente imparte formación sobre periodismo multimedia desde dispositivos móviles. Es Premio Ortega y Gasset de Periodismo Digital 2011 por su cobertura desde Twitter del movimiento 15-M. En Twitter: @CarmelaRios 

    ¿Erratas o imprecisiones? ¡Escríbanos!

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    Compartir

    ImprimirImprimir EnviarEnviar
    Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

    Comentarios

    Enviar un comentario nuevo

    El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
    • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

    Más información sobre opciones de formato

    CAPTCHA
    Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

    (*) Campos obligatorios

    Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

    ISSN: 2173-4186 © 2017 fronterad. Todos los derechos reservados.

    .