cuéntame

Qué aprendí siendo una mujer menguante. Empujando la ELA detrás de mi interés por la vida

Isabel Gutiérrez Cobos

La atención es un auténtico tesoro usado poco a pesar de su valor. La falta de atención, además de errores domésticos, cercena nuestra vida, nos confunde, nos resta posibilidades de admirar el mundo, de aprender, de conocer a quienes amamos o aquello que nos aterra. La atención es como la sal, sin ella la vida puede ser insípida. Este artículo ha sido escrito señalando cada letra con el iris sobre una pantalla

más »

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.