Entre   |  Regístrese

Negros sobre blanco el blog de Félix Pérez Ruiz de Valbuena


Tamaño de texto: A | A | A

15 de febrero, 2016

Talib, talab, talibán, ¡Bom-ba…!

 

Lo que son las ironías del destino o de los idiomas, resulta que la raíz Talib del pastún y éste del árabe significa estudiante. Y el plural Talibán (en árabe es diferente el plural), estudiantes.

 

Así que para asombro de propios y extraños los talibanes son “estudiantes”.

 

¿De qué, se preguntarán ustedes vosotros?

 

Pues lo mismo me pregunto yo porque aparte de los tutoriales en montaje y desmontaje de la AK-47 (Kalashnikov), o ‘la lapidación, cuatro reglas esenciales’ o los ‘5 secretos para no salpicarse en un degüello’, no acabo de imaginarme qué tipo de estudios siguen mayoritariamente los talibanes…

 

Aquí en Burkina Faso no teníamos hasta hace justo un mes, cuando los atentados en la capital y el secuestro de una pareja de australianos octogenarios, demasiada consciencia de la presencia entre nosotros de integristas islámicos, jihadistas o talibanes, como queramos llamarles. Pero no me cabe ninguna duda de que los asesinatos del 15 de enero que se cobraron 33 vidas no pudieron estar realizados en solitario por los tres terroristas abatidos.

 

Todo esto ya os lo conté en estas páginas, “La vida es eterna en 5 minutos”, cuando salvé mi vida por escasos 5 minutos, que yo estaba alojado en el Hotel Splendid.

 

En BF (supongo que en otros países del entorno también) tenemos muchos talibés, que son niños (varones) abandonados por sus padres en las mezquitas para que el Marabout o Imán se ocupe de ellos, ya que ellos no lo van a hacer.

 

Con mayor o menor suerte dependiendo de las posibilidades de la mezquita, sus benefactores o la generosidad el Imán, los talibés (niños hasta la mayoría de edad, normalmente) vagan durante el día por las calles pidiendo limosna que deben entregar en la mezquita.

 

Llevan siempre colgada de unas cuerdas, en bandolera, una late grande de conserva o un recipiente de plástico donde las buenas almas les echan algo de comer, que en la mezquita o en la madrasa sólo tienen recogimiento nocturno con sesiones de memorización de suras del Corán en árabe.

 

Así que esto es lo que estudian nuestros talibés: versículos del Corán, en árabe y de memoria.

 

Algo que me impresionó mucho cuando llegué a BF es que había escuelas bilingües. Y pensé: ¡qué estupendo, van a saber inglés! Pero poco tiempo después conocí la realidad de la formación bilingüe en BF y que lo que más rima con talib, estudiante, es ignorante.

 

En BF cuando se habla de escuelas bilingües se habla de árabe y de otra lengua que puede ser el mooré, la lengua mayoritaria, o el francés, la lengua oficial. Pero el árabe, fijo.

 

¿Y para qué? ¿Para hacer negocios en Arabia Saudí, Emiratos, Dubai…?

No, para leer el Corán y poder cantarlo.

 

Supongo que todos lo sabéis, pero yo lo he aprendido en estos años. El Islam es una religión curiosa, parecida al judaísmo para los judíos, aunque más abierta  pues no hay un solo pueblo elegido, pero eso sí todo se hace en árabe y uno de los 5 pilares del Islam pasa por hacer, al menos una vez en la vida, un todo incluido en La Meca.

 

El Corán se debe leer y cantar, es como el gregoriano, pero en árabe. Nada de misas traducidas del latín tipo Concilio Vaticano 2º, ni hablar.

 

Así que, como es lógico para el buen desarrollo de la cultura y el progreso en BF, hay muchas escuelas bilingües en las que se aprende árabe para poder cantar el Corán como Dios manda o mandó: en su lengua oficial.

 

Porque, como todo el mundo sabe, Allah sólo habla árabe y es la lengua con la que hay que entenderse con Él (que no es que no conozca las otras lenguas, a ver si nos entendemos, pero es que no le da la gana, vaya).

 

Yo he leído el Corán en traducción española (Ed. Reader’s Digest, 9ª ed, corregida y resumida, más no se puede), porque si no me he puesto a estudiar inglés para leer a Shakespeare no me voy a poner a estudiar árabe para leer a Mahoma, que era analfabeto, y no os perdéis nada, ya os lo digo yo, no es ni la mitad de interesante que la Biblia, que compite con Las Mil y Una Noches como cuentos divertidos.

 

Porque otra cosa no, pero aquí todos creen en algún Dios, el que sea, aunque la mayoría son musulmanes. Y yo intento explicarles a mis amigos musulmanes de BF que en el Paraíso, si llegan, les toca un papel menor, un papelón, vamos. O hacer de esclavos o de huríes en el caso de las mujeres, porque es lo que tiene prometido Allah a los buenos musulmanes árabes: mogollón de esclavos y huríes per cápita. Y, tradicionalmente, los africanos, negros, han sido siempre esclavizados por los buenos musulmanes árabes. Porque los cristianos supongo que ya tienen sus propios Paraísos e Infiernos, que no conviene mezclar las cosas en esto de los dioses.

 

Estas últimas semanas se ha desatado una psicosis de miedo (en mi caso, desde luego) por no decir pánico, con esto de la amenaza terrorista.

 

Y a río de miedo revuelto ganancia de pescadores atrevidos: se ha abierto una vía de negocio con esto de la seguridad (o del miedo).

 

 

¡La iniciativa privada, gran motor del mundo!

 

Así que la prensa está llena de anuncios a toda página donde avispados emprendedores te ofrecen cursos sobre terrorismo (prevención, se entiende) y medidas y aparatos de seguridad.

 

Y supongo que más de uno y de muchos estarán siguiendo los cursos y equipándose al efecto. Lógico en el caso de hoteles y restaurantes en la capital con afluencia de blancos, público objetivo de los terroristas.

 

Aunque os parezca increíble he tenido muchas sugerencias para equipar la Biblioteca OLVIDO, lo que monté en BF y por lo que no he salido todavía huyendo, con sistemas de detección de metales y explosivos, como si no tuviera otra cosa mejor en qué gastar el tiempo y el escaso dinero.

 

 

Pero si han sido capaces a nivel de BF de gastarse miles de millones de Fcfas, en prevención del ébola, cuando no ha habido ni un solo caso, supongo que también están dispuestos a derrocharlo en esto si hay algún organismo extranjero que corra con los gastos. No es mi caso.

 

Lo que más miedo me produce es la posibilidad de un secuestro, visto el caso de los australianos, porque aquí en Ouahigouya sólo somos 2 personas, blancas, que vivimos permanentemente (los demás, médicos, enfermeros, etc) vienen por 2 semanas y se vuelven, pero con nosotros es más fácil montar un operativo, estamos a poco más de 50 kms de la frontera con Malí.

 

En una reunión informativa sobre los terroristas el Gobernador de la Región, con el Comandante del Ejército, el Director Regional de la Gendarmería y el Director Regional de la Policía Nacional les pregunté, en el turno de ruegos y preguntas, cómo había sido el secuestro del matrimonio australiano, en qué circunstancias se había producido, etc.

 

Por saber qué tipo de medidas preventivas podía tomar…

 

Alucina, me contestan todo serios, que no pueden facilitar esa información…, ¿por qué? ¿secreto de sumario? ¿es dar información sensible a los secuestradores que ya se habían olvidado de dónde los secuestraron, a qué hora, de qué manera…?

 

 

En el periódico SIDWAYA de ese mismo día pude leer después lo que quería saber, lástima no haberlo tenido en las manos para haberles hecho un zasca y habérselo restregado por las narices.

 

¡Vaya tela la información en BF!

 

Porque aquí se habla mucho para no decir nada o justo lo contrario de lo que es verdaderamente importante.

 

La comunicación, a todos los niveles, es terrible en BF, uno de los problemas que explican por qué está situado en el 6º país, por la cola, en el Índice de Naciones Unidas de Desarrollo Humano.

 

Así que por aquí sigo esperando que los talibanes se olviden de BF y, sobre todo de mí, egoísta que es uno.

 

Estos días se ha producido una buena e increíble noticia: la Sra Elliot ha sido liberada por los jihadistas en menos de 3 semanas en Níger, y ya está de vuelta en BF.

 

Es algo inaudito y nadie acierta a entender cómo ha llegado a producirse, por más que la supuesta explicación de los secuestradores de AQMI (Al-Quaeda Migrab Islamic) es que no tenían previsto ocuparse de una mujer, que les producía mucho trastorno para cuestiones logísticas (???).

 

Confiemos que el Sr Elliot siga sus pasos próximamente.

 

 

Yo por mi parte intento hacerme el simpa con los talibés con los que me cruzo.

 

Como voy andando por las tardes a la Biblioteca OLVIDO, para hacer ejercicio, algunos talibés ya se lo saben y me esperan en el trayecto

 

Fritangas de todo tipo que venden por las calles, excuso deciros cómo estará el aceite...

 

No les doy dinero porque sé que no es para ellos, pero si tengo un caramelo o les puedo pagar en la calle (siempre van en grupos numerosos) patatas fritas o madalenas o cualquier fritanga, lo hago.

 

Y un día le dije a un colaborador de la Biblioteca OLVIDO que quería hacer una entrega a un grupo de ellos de chándals y material deportivo del que nos dona el Colegio Virgen de Atocha y me trajo un grupo al cual vestimos y les hice unas fotos.

 

 

Se paseaban con una tablilla con unas suras del Corán, que no sé cuál era si La Apertura (Al-Fatiha) o El Día Aterrador (Al-Qária), pero que por su aspecto no me resultaban nada tranquilizadores, alguno se tapaba disimuladamente la cara cuando le tomábamos las fotos, ¿será alguno de ellos el que venga a prenderme o informe a quien corresponda sobre mi situación?

 

 

Que Dios, el que toque, me coja confesado.

 

GALERÍA DE FOTOS DE LA BIBLIOTECA OLVIDO

Felicitación de Navidad de la Gendarmería, ¡MOLA!

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2018 fronterad. Todos los derechos reservados.

.