Entre   |  Regístrese

Entrada libre el blog de Juan Ignacio García Garzón


Tamaño de texto: A | A | A

26 de junio, 2018

Una fiesta, un monumento

 

 

En el cúmulo de los espectáculos que uno ha ido viendo a lo largo de los años hay dos que permanecen en la memoria asociados a la felicidad absoluta, al deslumbramiento, al concepto de obra maestra total: el “Mahabharata” dirigido por Peter Brook y el “Arlecchino, servitore di due padroni” cocinado por Giorgio Strehler (1921-1997) para el Piccolo Teatro de Milán. Cuando en 1984 vi este último en el María Guerrero, hacía treinta y siete años que se había estrenado el montaje. Hoy ha cumplido ya setenta y uno y se conserva tan terne, igual de fresco, divertido, imaginativo y dinámico. 

 

Entonces encarnaba al criado trapisondista y glotón el gran Ferruccio Soleri, que había heredado el papel de Marcello Moretti, quien lo estrenó en 1947. Soleri, un Arlecchino instalado en el prodigio, ha interpretado el papel hasta el año pasado, ya con 88 años a las espaldas y después de cincuenta y ocho de lucir el colorido traje y la máscara del personaje emblemático de la Commedia dell’Arte. El testigo lo ha tomado Enrico Bonavera, que se había ido alternando en el papel con el longevo Soleri, ahora encargado de la puesta en escena según las pautas marcadas en su momento por Strehler, cada día más imprescindible entre los nombres de la escena mundial del pasado siglo.

 

 

En este singular montaje se concentra buena parte de la gran tradición del teatro europeo, una línea que culebrea y se mantiene viva desde la comedia griega, donde Menandro ya perfiló tipos que pervivieron en las farsas atelanas de Roma, tomaron carta de naturaleza y se popularizaron por toda Europa desde el siglo XVI, ya convertidos en personajes de la Commedia dell’Arte, y en el XVIII Carlo Goldoni sometió a un decantado en el que lo culto y lo popular van del bracete y así han llegado hasta hoy, donde disfrutamos de una maravillosa fiesta teatral que es también un monumento cultural.

 

El precioso espacio escénico de Ezio Frigerio, que incluye una fila de velas que el apuntador enciende al principio de cada acto, y el magnífico vestuario de Franca Squarciapino contribuyen a que brille el delicioso carácter de farsa antigua recreado por Strehler, que concibió un juego de espejos de teatro dentro del teatro, como si las peripecias de Arlecchino fueran ensayada por una compañía de cómicos.

 

El Arlecchino de Bonavera no desmerece del de Soleri y con esto está dicho todo; él y el resto de los intérpretes actúan con una frescura y una espontaneidad tan lograda que parece que el espectáculo se hubiera estrenado ayer. Formidables también los personajes arquetípicos con máscara: el Pantalone de Giorgio Bongiovanni, el doctor Lombardi de Tommaso Minniti y el Brighella de Stefano Guizzi, y encantadoras y soberbias en los matices de lo cómico la Clarice de Annamaria Rossano, la Beatrice de Giorgia Senesi, tanto vestida de hombre como en atavíos de dama tras la anagnórisis final, y la enérgica sirvienta Smeraldina compuesta por Alessandra Gigli. En la función que pude presenciar, el público que abarrotaba el Teatro de la Comedia, donde se han programado solo cinco funciones de este gran trabajo escénico, premió a todos con varios minutos de aplausos.

 

 

Autor: Carlo Goldoni. Dirección: Giorgio Strehler. Puesta en escena: Ferruccio Soleri, con la colaboración de Stefano de Luca. Escenografía:Ezio Frigerio. Vestuario: Franca Squarciapino. Iluminación: Gerardo Modica. Música: Fiorenzo Carpi. Intérpretes: Enrico Bonavera, Giorgio Bongiovanni, Annamaria Rossano, Tommaso Minniti, Stefano Onofri, Giorgia Senesi, Sergio Leone, Stefano Guizzi y Alessandra Gigli, entre otros. Teatro de la Comedia. Madrid.

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2018 fronterad. Todos los derechos reservados.

.