Entre   |  Regístrese

La noche del cazador el blog de Rosa Blas Traisac


Tamaño de texto: A | A | A

9 de abril, 2014

Cine y reflexión

 

Antonio Hens y yo nos conocimos en la ECAM, Escuela de Cine de Madrid. Los dos estudiamos dirección. Yo ingresé en la primera generación y él, en la segunda. Creo poder afirmar que ninguno de los dos fuimos felices allí. Era tal la competitividad, el absurdo que se generaba en la escuela que encontrar una relación cordial y auténtica era casi imposible. Él y yo no nos relacionamos. Compartimos una ligera empatía de saber dónde estábamos, pero manejar todo aquello no era fácil. Ambos hemos demostrado ser dos supervivientes. Durante un periodo largo no tuve noticias suyas, luego supe de su primer largo, Clandestinos. Un milagro que muy pocos alumnos de la ECAM de dirección hemos logrado. Tuvieron que pasar tres generaciones para que alguien dirigiera un largometraje, con producción y distribución profesional. El afortunado fue Ramón Salazar y la película se llamó Piedras. Ramón Salazar ingresó en la escuela de cine en la especialidad de guión. Antes de la película firmó un corto titulado Hongos, uno de los más premiado del cine español. Hongos le abrió las puertas de la industria, pero, incluso para él sigue siendo difícil mantenerse en primera línea de producción. Cualquier error, cualquier fracaso se paga muy caro. La industria española no es un lugar donde resulte fácil sostenerse. Otro alumno de guión de la primera generación, Carlos Molinero, fue el primero de todos en dar el salto al largometraje. Salvajes fue una película producida también por una guionista que quiso producir: Lola Salvador. A veces los alumnos de dirección, la especialidad donde era más difícil ingresar en la escuela, pensábamos que éramos un poco idiotas. Claramente nos dejamos robar la cartera, mal síntoma para nuestra carrera como directores. Carlos Molinero igual que Ramón Salazar tienen dificultades para mantenerse en la industria cinematográfica española, imagínense el resto. Entre Piedras y Salvajes hubo algunos largometrajes más que no llegaron a las pantallas de cine o que llegaron de mala manera. Ya saben: películas que van a festivales, Filmin, algún estreno en algún espacio alternativo..., poco bagaje para tanta competición. Entre las afortunadas estamos Pilar Ruíz Gutierrez, Los nombres de Alicia, y yo, Toma 0. Pionera, ambas fuimos las dos únicas mujeres que aprobamos en las tres primeras generaciones. Desde entonces, por supuesto, ha habido otros alumnos que han llegado al largometraje. Recientemente han destacado dos producciones muy interesantes, La herida, Fernando Franco, y Stockholm, Rodrigo Sorogoyen... No saben el esfuerzo que hay que hacer para lograr algo así. Yo me he roto dos muelas de tanto apretar los dientes, encajar los golpes y seguir hacia adelante. Mi dentista me mira con muy mala cara, piensa que soy masoquista.

 

Volviendo a Antonio Hens. En la última edición de los Goya subió a recoger como co-productor el premio a la mejor película hispanoamericana, Azul y no tan rosa, Venezuela. Miguel Ferrari, director de la película, se puso muy nervioso, hablaba de prisa, tal vez un poco excesivo, muy vulnerable por la victoria y Antonio le tuvo que rescatar. Aprovechó la ocasión para hacer una crítica al cine español y por supuesto no hizo ningún guiño a la ECAM. Saltó a la arena como un torero, imagino que le guiaron sus antecedentes cordobeses. Me gustó su espejo independiente, transgresor, leal. Esa noche, hubo otras victorias de alumnos de la ECAM pero yo me identifiqué con el alumno no visto, no elegido para brillar, pero con la determinación de sobrevivir contra todos los elementos.

 

Hace unos días, paseando por el centro de  Madrid, encontré un cartel publicitario con su nueva película, La partida, y volví a alegrarme; ha roto el maleficio de director con película única, ahora va directo hacia el último límite, director que es capaz de dirigir más de tres cintas. Yo acabo de iniciar la pelea por levantar mi segundo largometraje y me gustó encontrarme con su cartel decorando la Gran Vía. Me pareció un buen presagio y envidié lo bien que ha manejado las relaciones con productoras latinas. 

 

Recordé los orígenes andaluces de Antonio y pensé en la terrible paradoja que durante unos años hemos sufrido la gente nacida en Madrid. Casi todas las autonomías, de forma escalonada en el tiempo, en la calidad y fortaleza de la apuesta, incentivaron la producción del cine. Algunos tuvieron la suerte de complementarse con el apoyo extra de sus televisiones autonómicas. Madrid fue una excepción, solo apoyó la producción de cortos y la televisión, Telemadrid, tampoco ayudó al cine. Algunas reuniones con productores eran muy breves.

 

¿De dónde eres?

De Madrid.

Lo siento, no hay nada que hacer. 

 

Ese mapa tenía sus fugas y algunos las encontramos y nos las prometimos muy felices, pero llegó el desierto. Ahora somos todos de Madrid, castigados, sin festivales, casi sin ayudas. Nos hemos vueltos precarios y el atasco se ha duplicado o triplicado.

 

Al hilo de todo esto se han presentado recientemente dos documentales a modo de reflexión sobre la realidad del cine en España que me parecen interesantes, La pantalla herida, de Luis María Fernández, y Baratometraje 2.0, de Daniel San Román/Hugo Serra. También se está constituyendo una asociación Unión de cineastas con la intención de aportar reflexión y cordura. Es evidente: sin reflexión, sin una nueva perspectiva, no saldremos de esta crisis. Todavía no he visto los documentales mencionados, pero a primera vista me ha recorrido una incertidumbre; en la publicidad de ambas experiencias, cartel y tráiler, se mantiene un escueto 10% de presencia de mujeres. Me temo que ese mínimo porcentaje se mantendrá en toda la propuesta. Es muy sorprendente comprobar que en las experiencias periféricas, vanguardistas, transgresoras, con intención claramente de conmocionar y espolear a la industria cinematográfica ese % se mantiene constante e inamovible. Es el mismo que se comprobó en el informe realizado bajo el amparo del Ministerio de Cultura. Ese maldito y revelador 10%. Creo que la coincidencia desvela muchas cosas. Se tiene intención de liderar el mundo, de cambiarlo, pero se sigue eludiendo la presencia de mujeres, y eso, sencillamente, no es bueno, ni adecuado. Y para las mujeres es agotador. Esa es la confirmación terrible; nadie nos ayuda, ni siquiera los críticos.

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Querido compañero: He de decir, que en el documental "La pantalla herida, hay un buen número de mujeres representando diferentes sectores, administraciones ,estamentos y profesiones dentro de la industria (o no) cinematográfica española. Y más que debería haber y que se quiso tener, pero desgraciadamente, nos pusimos en contacto con muchísimas de ellas que o bien no quisieron estar, o no pudieron estar o simplemente no contestaron a nuestra llamada. Sinceramente, he sido y seré siempre un ferreo defensor de la mujer y de su visibilidad a nivel social y profesional, pero no creo conveniente juzgar un trabajo, una obra o una propuesta por el número de personas que salen en ella dependiendo de lo que tengan o no entre las piernas. Por ello, sólo puedo decir que en "La pantalla herida" se ha intentado dar voz a todos los sectores, administraciones y generaciones del cine español independientememte de su sexo, raza, edad, ideología o posicionamiento profesional. No es un problema de si hay un 10 ó un 20 ó un 80% de mujeres o hombres, es un problema de la capacidad intelectual de cada una de las personas que dan su testimonio. No nos quedemos en superfluosidades que no sólo no ayudan al problema del cine español, sino que además, sesgan las posibles soluciones que no pasan por cuotas de sexo, que a mi humilde y personal punto de vista, no son más que titulares sensacionalistas que diluyen una realidad que necesita ser conocida en toda su extensión. Con esto, no quiero ni mucho menos criticar o minusvalorar su artículo, el cual vaya por delante decir que me parece sumamente interesante, pero no es justo valorar una obra por la apariencia según el porcentaje de mujeres que salen o dejan de salir en su trailer o en el cartel de la obra sin conocer las circustancias o bien sin previo visionado de la película. Nuestro máximo respeto hacia todas las opiniones y críticas, pero tambíen tenemos nosotros el deber de explicar porque son todos los que están, pero no están todos los que son. Un abrazo fuerte y muchas gracias.

Muchas gracias por leer el blog y gracias por tu comentario. Respeto tu opini'on pero no la comparto. Probablemente el documental tenga grandes valores, pero el trailer me parece que adelanta  este defecto que me he permitido  subrayar. Toda obra es criticable, incluso la m'ia. Un abrazo. 

ISSN: 2173-4186 © 2019 fronterad. Todos los derechos reservados.

.