El deterioro de la libertad de información en Europa. El papel de Reporteros Sin Fronteras

Macu de la Cruz

Tamaño de texto: A | A | A

Creía que a esta charla sobre el deterioro de la libertad de información en Europa sólo iban a acudir los colegas periodistas de la Asociación de la Prensa de Albacete y de los medios de la zona... pero me dicen que también asiste público en general, que sin duda, si estáis aquí, es porque sois ciudadanos interesados en la información y lectores de prensa... pero quizá no familiarizados con la profesión periodística desde dentro...

 

Entonces creo conveniente hacer una pequeña introducción sobre qué es y qué hacemos en Reporteros Sin Fronteras (RSF): RSF es una ONG internacional, con sede principal en París, que lucha por la libertad de información en todo el mundo. Se fundó en 1985, hace 32 años, y desde poco después fue reconocida, primero en Francia y después en organismos internacionales, como una organización de utilidad pública. RSF es consultora de Naciones Unidas y de la Unesco.

 

La libertad de información es una condición imprescindible en democracia... sin libertad de información no puede decirse que haya democracia... Y no hay libertad de información en una sociedad si las leyes del lugar no respetan ese principio y no existen en ella medios de comunicación libres e independientes, tanto sean públicos como privados, sujetos a las normas y ética básica del periodismo.

 

Ya sé que se suele decir y emplear indistintamente “libertad de información” y “libertad de expresión”, pero no es lo mismo, así es que prefiero precisarlo: La libertad de expresión es algo más grande y más básico que la libertad de información. La libertad de expresión engloba cualquier expresión de la que sea capaz el ser humano: el arte, la danza, la opinión, la exposición de un ideario, religioso o político, etcétera.

 

La libertad de información se refiere solo a la elaboración y trasmisión de información en todos sus formatos habituales: noticias, reportajes, opiniones, informes, etcétera. Es decir, que es algo más acotado y concreto... pero esencial para que pueda decirse que existe democracia.

 

RSF fundamentalmente hace una labor de denuncia pública de los ataques y peligros a la libertad de información en todo el mundo, y lo hace de forma independiente y de ahí se deriva su reconocida utilidad pública... También, en la medida de sus posibilidades, presta ayuda directa, material y de todo tipo, a los periodistas y medios perseguidos y censurados... En mi opinión, como periodista, RSF hoy por hoy es una organización imprescindible y, a pesar de sus defectos y carencias, que los tiene, creo que es la que mejor defiende a los periodistas y la libertad de información. Y por eso trabajo en ella de forma altruista.

 

Sólo unos datos: Tiene secciones en ocho países, oficinas en otros cuatro, y corresponsales en 130 países del mundo entero, que se ocupan de informar sobre los ataques, abusos o peligros a la libertad de información y de los periodistas en su zona. La forma de trabajar en RSF es rigurosa, todo se comprueba y se contrasta y no se publica nada que no haya pasado esos filtros... Si visitan la web de RSF verán su trabajo, las noticias que publica cada día y todas sus actividades: www.rsf-es.org

 

El objetivo de esta charla es hablar del deterioro de la libertad de información en Europa... nuestra casa, la zona más avanzada del mundo en que vivimos... y ya les digo que no la podría haber preparado sin todo ese trabajo de los corresponsales que hay detrás de RSF.

 

Veamos en primer lugar cómo se sitúa Europa en el mundo respecto a la libertad de información:

 

 

 

La organización internacional elabora cada año una clasificación mundial de países de acuerdo con su respeto por la libertad de información... Para elaborar la lista se hace un cuestionario muy completo al que responden más de mil especialistas, observadores y personalidades del periodismo, la enseñanza, las leyes y la cultura de todo el mundo. En esa lista de 180 países, divididos en cinco tramos por colores, del blanco al negro, los de Europa en general están tradicionalmente en los mejores puestos, los de mayor respeto a la libertad de información... excepto seis: Rusia, Bielorrusia, Bulgaria, Macedonia, Azerbaiyán y Turquía. Todos ellos, como ven, en la zona Este del mapa de Europa. España está en el lugar 29, en la zona amarilla. Y el primer país de la lista es un país europeo: Noruega, el segundo también: Suecia, y el tercero también: Finlandia... 

 

RSF lleva al día un barómetro sobre la violencia contra los periodistas en todo el mundo: periodistas asesinados, encarcelados o secuestrados...

 

Una pequeña aclaración sobre el barómetro: siempre hay más periodistas asesinados que los que se reflejan en el barómetro. Es por una razón, sólo se recogen en el barómetro cuando se ha comprobado por la propia organización que la causa del asesinato tenía relación con la actividad periodística de la víctima. Y otra precisión: en los países donde no hay libertad de prensa, que son muchos, RSF tiene en cuenta a los cibernautas y blogueros que sin ser periodistas resultan esenciales para conocer la situación de esos países, y por tanto también recoge y contabiliza los asesinatos, las agresiones y las detenciones y encarcelamientos contra ellos.

 

 

En esa contabilidad Europa también va destacada para bien: De los 55 periodistas (asesinados: 42 – encarcelados: 5 – secuestrados: 8) que han sido asesinados en lo que va de año, en Europa sólo han muerto 4, el 7 por ciento.

 

—Dos periodistas rusos, uno en Siberia (Dmitry Popkrov) y otro en San Petersburgo (Nikolai Audrishchenko)... los dos publicaban investigaciones sobre corrupción política y las relaciones entre el crimen organizado y los gobiernos locales. A uno lo acribillaron a balazos. Al otro le dieron una paliza tan brutal que murió un mes después.

 

— Hace pocas semas fue asesinada en Malta la periodista Daphne Caruana Galizia, a quien pusieron una bomba en su coche. Caruana tenía más lectores de su blog que los periódicos de Malta y eran muy seguidas sus investigaciones sobre la corrupción del primer ministro y su esposa, a los que se descubrieron cuentas millonarias en los papales de Panamá cuyos fondos provenían de sobornos pagados por Azerbaiyán para conseguir contratos en Malta.

 

— El cuarto asesinato fue en Dinamarca: la periodista sueca Kim Wall fue asesinada cuando hacía un reportaje en un submarino, artefacto construido por un hombre que ahora es sospechoso de ser un asesino de mujeres en serie. Es decir, que si fue él quien la mató, todo parece indicar que no lo hizo porque fuera periodista, sino porque era mujer...

 

Otro punto del barómetro: Los encarcelados. En este momento hay 368 periodistas y cibernautas encarcelados en todo el mundo... de ellos, 68 están en prisiones de Europa, el 18 por ciento... Pero resalto aquí un detalle importante: la mayor parte de ellos, 43, están presos en Turquía. Es decir, que si excluyéramos a ese país los encarcelados en el resto de Europa serían solo 25, el 6 por ciento.

 

Cada año RSF elabora también la lista de Depredadores de la Información (los dictadores y dirigentes políticos que matan o mandan matar periodistas, los detienen, los encierran, clausuran medios o imponen el silencio informativo, el apagón de internet o las redes sociales siempre o cuando les conviene). 

 

En la lista actual hay 35 depredadores, y sólo 4, el 11 por ciento, son europeos: los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; el de Turquía, Recep Tayyib Erdogán; el de Bielorusia, Aleksandr Lukashenko, y el de Chechenia, Ramzan Kadirov.

 

Además de estas listas y balances, cuando es necesario RSF elabora informes detallados y rigurosos sobre las situaciones en el mundo que resultan especialmente peligrosas y dan motivos de alerta sobre la libertad de información...

 

Entre los últimos informes elaborados solo hay dos que se refieren a Europa: El que dibuja la tremenda situación que se vive en Turquía, que ahora mismo es la mayor cárcel de periodistas del mundo... y el que, tristemente, se publicó en septiembre sobre la situación en Cataluña, que afecta a España directamente.

 

En este momento, como dije antes, están encarcelados en Turquía 43 periodistas... simplemente porque informan y han publicado cosas que no le gustan al poder... El régimen de Erdogan persigue a los periodistas turcos que hayan hecho la menor crítica del presidente o de su régimen por todo el mundo... incluso aunque hayan conseguido refugiarse en otros países y hayan obtenido otra nacionalidad... este verano estuvieron detenidos en España un periodista turco-sueco y un escritor turco-alemán, por órdenes de Interpol cursadas por el régimen de Erdogan contra ellos. Turquía les acusaba de terrorismo, aunque su único delito había sido publicar informaciones o críticas sobre Erdogan o su régimen. Afortunadamente los jueces y el gobierno español no consideraron válidas las peticiones de extradición que hizo Turquía contra ellos y los dos pudieron volver a sus países de refugio: Suecia y Alemania... aunque sufrieron una detención injusta durante más de dos meses en nuestro país, como lamentó RSF desde el principio... Hace sólo unos días se celebraron tres juicios contra 48 periodistas en Ankara y Estambul.

 

 

 

 

 

En cuanto al otro informe referido a Europa colgado actualmente en la web, el Informe sobre Cataluña se titula: RSF pide respeto al libre ejercicio del periodismo en Cataluña... y se debe a las muchas quejas y peticiones de ayuda que nos fueron llegando a lo largo de muchos meses por la presión y acoso que decían sufrir bastantes periodistas en Cataluña. Las presiones y el acoso procedían fundamentalmente del ámbito independentista... un acoso que algunos periodistas describían como asfixiante. Sobre todo eran periodistas catalanes que trabajan para medios nacionales, periodistas extranjeros que trabajan en Cataluña como corresponsales de medios europeos, y periodistas españoles que trabajan como corresponsales de medios españoles y catalanes en Bruselas. 

 

Empiezo por el final y les cuento que ese acoso aun continúa, se ha hecho más virulento y opresivo hacía unas semanas y continua ahora mismo, aunque con menos intensidad... Algunos de los periodistas que han contado su caso en este informe ya han cerrado o están a punto de hacerlo sus cuentas en las redes sociales... nos dicen que es insufrible el acoso y los insultos con que les invaden.

 

Al principio, hace varios meses, la mayoría de los periodistas que denunciaban la situación advertían que nos detallaban los datos, pero que preferían mantener su anonimato... Este es siempre un primer motivo de alarma... porque la autocensura empieza siempre por ahí, por ocultar el propio nombre... Invisibilizar al periodista es la primera piedra de la autocensura y la primera condición para ocultar lo que pasa.

 

Pero la alarma que resultó definitiva, fue constatar que la mayoría de denuncias y quejas que nos llegaban repetían siempre el mismo patrón:

 

—Si el periodista en cuestión había escrito una información o una columna de análisis u opinión que apoyaba o ayudaba de algún modo a la causa independentista su trabajo era ensalzado públicamente en las redes sociales y retuiteado con alabanzas, a veces después de que su lectura hubiera sido recomendada desde el servicio de prensa de la Generalitat.

 

—Por el contrario, si el periodista en cuestión había escrito o publicado una información o una columna de opinión que mostrara algún ángulo de la cuestión poco favorable a la causa independentista inmediatamente era señalado como indeseable, indocumentado, mentiroso, incluso traidor y cosas peores, en las redes sociales por una legión de trolls... y en muchas ocasiones, y esto es lo más grave, eso sucedía después de que su nombre hubiera sido mencionado en el servicio de prensa extranjera de la Generalitat para criticar su trabajo.

 

 

 

 

Decidimos investigar. Se reunieron muchos testimonios, todos ellos documentados con los tuits y las notas que nos hicieron llegar muchos periodistas... un grupo numeroso abandonó el anonimato y decidió formular sus quejas con nombres y apellidos y finalmente, en coordinación con la central de RSF en París se publicó el Informe sobre Cataluña, que ha tenido un impacto enorme entre los periodistas europeos... y lo sigue teniendo.

 

La responsable de información sobre Europa en RSF, Pauline Adès-Mevel, lo presentó diciendo que “el ejercicio del periodismo estaba tremendamente viciado por la polarización política en Cataluña y que las ansias del gobierno de la región por imponer su relato en la prensa había traspasado las líneas rojas”.

 

Si habéis visto el informe está lleno de relatos de denuncias de periodistas extranjeros, españoles y catalanes, con nombres y apellidos, de cómo se les llamaba al orden desde el poder independentista en cuanto publicaban algo que no gustaba y el ciberacoso que recibían de inmediato con todo tipo de insultos... La mayoría de los periodistas denunciantes coincidió en un nombre como el interpelador habitual de las protestas sobre su trabajo: Joan María Piqué, el que fue jefe de prensa de Artur Mas durante todo su mandato y ha sido el responsable de “prensa extranjera” para el Govern con reporte directo al presidente Carles Puigdemont...

 

En cuanto se hizo público el informe las personas que habían trabajado en él y reunido los testimonios recibieron multitud de mensajes de agradecimiento en sus teléfonos... muchos periodistas en Cataluña, no solo los que se citan en el informe, sino muchos más, daban las gracias a RSF por haber descorrido la pesada cortina del silencio...

 

Y sorpresivamente, y en contra de lo que esperábamos, nosotros, RSF, no fuimos especialmente atacados en las redes por los trolls habituales que venían atacando a los periodistas, y lo siguen haciendo... Sin duda porque todos los testimonios son irrefutables... Quizá también pueda atribuirse a que el informe se publicó unos días antes del 1 de octubre, fecha del referéndum ilegal, y en ese momento la recomendación del independentismo sobre lo que hacer en las redes sociales debía ser otra...

 

 

 

 

Porque... Unas semanas antes de publicar el informe, RSF lamentó y mostró su repulsa por las amenazas de muerte que había recibido el director de El Periódico de Cataluña después de publicar la información de que los mossos de escuadra habían recibido aviso de la CIA de que podía haber un atentado en las Ramblas...

 

 

 

Recordarán que las amenazas y el aluvión de insultos que recibió el director en las redes fue después de que, en una rueda de prensa, el consejero de interior de la Generalitat y el mayor de los mossos señalaran de forma intimidatoria al Periódico de Cataluña por publicar esas informaciones. Bien, pues en aquella ocasión, por nuestra solidaridad con Enric Hernández, nosotros recibimos también unos cuantos insultos en nuestras cuentas de Facebook y Twiter... Y El Periódico de Cataluña, además, empezó a recibir bajas de suscripción desde los organismos públicos dependientes de la Generalitat y de los ayuntamientos en manos de partidos independentistas.

 

Por cierto que aquí hay que añadir que, curiosamente, ninguna asociación periodística catalana mostró públicamente su solidaridad con el director del Periódico de Cataluña, lo que creo que ilustra claramente sobre la situación de medios y periodistas en la región.

 

 

 

Pero como digo, a nosotros no nos llegaron insultos cuando publicamos el Informe. Después lo hemos venido actualizando con nuevos datos sobre los ataques al libre ejercicio del periodismo en Cataluña, porque se produjeron otros hechos de diverso signo en la calle contra periodistas, sobre todo contra los de las cadenas de televisión... Enseguida me referiré a ello...

 

Antes, una reflexión sobre el ciberacoso...

 

El ciberacoso y el linchamiento de periodistas en las redes sociales es moneda corriente en muchas zonas de Europa, no es exclusivo contra esta profesión, ni de ninguna ideología, se produce en todas, aunque es obvio que se da más y de forma más virulenta cuanto peor calidad tenga la democracia de la que estemos hablando...

 

En cuanto al ciberacoso a periodistas siempre es más peligroso cuando, sea con intención o sin ella, se inicia señalando al objetivo desde el poder... Desde RSF alertamos de que cuando un político, sobre todo si ejerce poder, señala directamente a un periodista, está lanzando contra él a legiones de detractores... y ese acoso, inevitablemente, lo primero que genera en el periodista es la sensación de que quizá le compensaría más callarse: La autocensura.

 

En muchos países de África el poder, la policía, los servicios secretos, o la oligarquía de turno amenazan directamente al periodista que les molesta o publica sus vergüenzas, o le dan una paliza... Lo que se busca con ello es el silencio, la autocensura. Si no se logra así, lo detienen, lo procesan, lo encarcelan... En ocasiones extremas, lo matan... Todo para lograr que deje de publicar reportajes sobre sus comportamientos deshonestos.

 

En Europa, mucho más civilizada y refinada, no se hace nada de eso (bueno, salvo en ocasiones en Turquía y Rusia)... Aquí se usa el ciberacoso que como contrapartida logra, con más frecuencia de lo que podemos calcular, la autocensura... Y en ocasiones extremas también consigue no la muerte física pero si la muerte profesional del periodista.

 

Hay ciberacoso en todos los países de nuestro entorno, un nuevo enemigo para la libertad de información al que es difícil enfrentarse. Y por eso hemos prestado especial atención a las alarmas que saltaron en Cataluña...

 

El ciberacoso suele ir seguido y acompañado del acoso físico también en la calle... la agresión de baja intensidad... esas agresiones físicas digamos “de menor cuantía” contra periodistas, que eran desconocidas en Europa hasta hace poco... Que se pegaran entre sí en los Parlamentos los diputados y políticos en Bulgaria, en Grecia o en Italia se había visto... Pero darle una torta o un golpe de micrófono a un periodista en plena trasmisión era inédito, o rarísimo... Ahora, en los últimos años, se ha revelado como algo casi cotidiano en determinadas circunstancias. Lo acabamos de vivir en Cataluña...

 

Nosotros evaluamos cada una de las agresiones que llegan a nuestro conocimiento y, cuando consideramos que erosionan la libertad de información, las recogemos en las actualizaciones del Informe de Cataluña, sean del lado que sean... En un folio aparte he recogido unas cuantas reseñas... Les puedo leer dos o tres ejemplos si quieren, aunque seguro que han visto varias...

 

Escraches contra los equipos de TVE, o contra los de Tv3, ataques verbales contra los periodistas de televisión, de cualquier cadena, que no aprecien los de un bando o los de otro, sobre todo si están haciendo una conexión en directo... todo eso se ha repetido en las movilizaciones en Cataluña... Y es frecuente en muchas otras circunstancias.

 

Porque, igual que con el tema del ciberacoso no crean que se trata de un arranque de ira popular exclusivo de Cataluña debido a la polarización de las posturas y a las distintas orientaciones de los medios... Esas agresiones se vienen repitiendo en muchos países europeos y a propósito de cualquier cuestión. El patrón a la hora de actuar es parecido y reitrado: a los espectadores no les gusta una noticia, o el enfoque que da ese medio a un acontecimiento público. Y entonces:

 

—directamente agreden al periodista que está en directo

—y le atacan, a él o a su medio, en las redes con comentarios insultantes que no tienen nada que ver con la crítica, con la protesta o con la exposición de un diferente punto de vista. 

 

Las antiguas cartas al director se han convertido en porrazos: Los receptores de la información rechazan de forma violenta a los mensajeros cuando no les gusta el mensaje... Es un fenómeno nuevo que se extiende y que ha crecido a partir de la incorporación de los medios a internet y del uso masivo de las redes sociales, es decir, la circulación libre de información... y de cualquier cosa. Porque ese flujo es en realidad un saco sin fondo de toda clase de cosas no necesariamente información, ni libre: Contiene tesoros y contiene basura.

 

Contiene indistintamente información bien elaborada, opiniones fundamentadas y expuestas con respeto, pero también, panfletos extremistas, o grandes cursiladas... Contiene propaganda, falsedades, bromas, profecías, calumnias, gatitos, noticias falsas... Las fakenews, las noticias falsas, las mentiras repetidas mil veces y retuiteadas millones empiezan a ser, son ya, un tema urgente en periodismo... Porque resulta que los medios serios también las esparcen, incluso a veces las inician en su afán de conquistar audiencia en la red...

 

Y en la vieja y culta Europa, igual que en el resto del mundo, hay amplios sectores sociales que no distinguen, porque prefieren no hacerlo, por opción, por ignorancia o por simple dejadez, entre la  información contrastada y rigurosa que se hace pública con la propaganda o los mensajes interesados, públicos o privados de todo tipo que se publican... y además actúan como caja de resonancia de todo ello en las redes... Las noticias falsas, que sería mejor que llamáramos paparruchas, fueron claves, por ejemplo, en el triunfo de Donald Trump sobre Hillary Clinton, o en la victoria del Brexit... y han jugado y siguen jugando un papel enorme en Cataluña:

 

 

 

El independentismo ha repetido y rebotado en las redes una y otra vez que Cataluña no se iría de la Unión Europea, que no se irían la banca y las empresas... Ha habido claramente fakenews en las fotos y mensajes retuiteados hasta la saciedad de las víctimas de los porrazos durante el referendum ilegal... y todas ellas colaron durante bastante tiempo en los medios y en las redes.

 

Hay quien analiza que un componente esencial de ese eco indiscriminado del tótum revolútum como si fueran noticias fiables se debe a que el “todo gratis” de internet, a todo le da el mismo valor: es decir, ninguno...

 

Sería una cuestión interesante a analizar, que está en pleno debate y que sin duda rebasa los límites de esta presentación... Como también lo rebasa esa idea que está empezando a quedar patente de que Rusia es la granja madre de las fakenews que buscan desestabilizar Europa y Occidente...

 

Solo añadir a este respecto una reflexión no desde el punto de vista de periodista, sino del de receptora de información: solo estamos en el inicio de la era de la comunicación global... atravesamos la infancia de esta situación... puede que ya, casi, la pubertad... pero no deberíamos comportarnos como los niños que destrozan el juguete que no entienden cómo funciona o que no les gusta.

 

Internet y las redes sociales han convertido a todo el mundo en comunicador y a la vez en receptor de comunicación... pero eso no significa que todo lo que comunica todo el mundo sea fiable, y mucho menos que sea información libre ni periodismo...

 

Los mejores medios del mundo, y permítanme que ponga a la cabeza de ellos al New York Times, a The Guardian, a la BBC o a The Washington Post, entre otros, además de sus propios códigos éticos de funcionamiento, tienen ya elaborado, o están elaborando, normas éticas y prácticas sobre el uso de las redes sociales en sus redacciones. Y creo que todos los medios de comunicación serios harían bien en hacerlo también. Puedo facilitar el enlace a quien esté interesado, creo que es muy útil para periodistas. Aquí con traducción al español de Ismael Nafría.

Echemos de nuevo una mirada al mapa... a Europa... Para ver otros aspectos del deterioro informativo...

 

 

 

El color rojo nos alerta de que la situación en los países del Este de Europa es verdaderamente desoladora desde muchos puntos de vista... El rojo significa que la libertad de información se vulnera casi todo el tiempo y que los problemas para periodistas y medios son continuos.

 

En Rusia, por ejemplo (lugar 148 de 180), donde la censura en internet es ley, se aprobaron este verano otras varias leyes que RSF consideró, y así lo publicamos, que certificaban la muerte de internet libre en ese país. Básicamente esas leyes obligan a las empresas, servidores y motores de búsqueda, a bloquear en origen todas las webs que el gobierno mantiene prohibidas... otra de ellas obliga a tener identificados a los usuarios de los servicios de mensajería, como whatsapp, telegram, etcétera, con datos y números de teléfono, de forma que las autoridades puedan bloquear a los abonados que estime conveniente o los mensajes que considere. Esas leyes entraban en vigor el 1 de noviembre pasado.

 

Lo mismo de mala es la situación en Bielorusia... Aunque de este país prefiero destacar otra cosa. El nombre de una periodista extraordinaria: Svetlana Alexiévich. No es usual que un periodista gane el Premio Nobel, pero Svetlana lo ganó en 2015. Y yo les recomiendo mucho que la lean. Sus libros son crónicas impagables repletas de testimonios sobre los dramas que se vivieron detrás del telón de acero y se siguen viviendo ahora en países como el suyo, donde hacer periodismo es más que difícil, peligroso, y todo sin sensacionalismo ni golpes de efecto. Un auténtico modelo de buen periodismo.

 

Pero sigamos... También es preocupante la situación de medios y periodistas en lugares un poco más occidentales, como Bulgaria y Macedonia... donde hay ausencia absoluta o casi absoluta de medios independientes. En Macedonia, por cierto, las agresiones a periodistas en la calle, mientras cubren información, han llevado ya a varios al hospital... allí no son empujones, o insultos, o arrebatos del micrófono o golpes a la cámara... son verdaderas palizas.

 

Preocupante e insostenible, como ya hemos visto por encima antes, el la situación para el periodismo en Turquía... donde cada vez que le conviene a Erdogan se apagan las redes, se apagan servidores de internet, se cierran y sancionan periódicos, se detiene a periodistas aprovechando las grandes redadas que se hacen de vez en cuando, o buscándoles expresamente por un libro que hayan publicado sobre la cuestión kurda, por ejemplo... para invariablemente acusarles de terrorismo.

 

Peor aún es la situación en Azerbaiyán, el único país en negro en Europa... El negro en el mapa de RSF significa que en ese territorio no existe la libertad de información en absoluto.

 

Por completar los colores de toda Europa respecto a la libertad de información: Casi todos los demás países europeos no citados hasta ahora, Italia, el centro y los Balcanes, están en  naranja, es decir, con problemas serios pero aún no críticos... aunque en peligro de serlo...

 

Donde más en este momento, en Hungría: el gobierno está haciendo circular listas negras de periodistas, a los que señala como servidores de intereses extranjeros (del millonario George Soros, por ejemplo, que financia en todo el mundo consorcios de periodismo global, como el Consorcio que descubrió los Papeles de Panamá)... Ese señalamiento hace a esos periodistas muy vulnerables... El gobierno húngaro cierra los periódicos que le molestan y utiliza los medios públicos directamente como órganos de propaganda.

 

Y también empieza a ser más que grave la situación en Polonia, donde no solo RSF y otras organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, sino la propia Comisión Europea tuvo que activar el Marco del estado de Derecho hace ya meses... El gobierno en Polonia amenaza no solo la libertad de prensa, sino todas las instituciones del estado, empezando por su propio Tribunal Constitucional. Allí todos los medios que eran independientes están amordazados, acosados económicamente y cercados por un clima asfixiante de ultranacionalismo que les acusa de no hacer lo suficiente para defender los “valores polacos”. Incluso estudian una ley para repolonizar los medios del país, porque algunos tienen entre sus accionistas a empresas de comunicación extranjeras.

 

 

 

Así es que en conclusión... se reduce el espacio y parece que sólo más cerca, en el occidente de Occidente, podríamos decir que los periodistas que vivimos y trabajamos aquí estamos en el mejor de los mundos posibles...  Mirad: todos los países nórdicos, Bélgica, Holanda, Irlanda, Suiza, Austria y Alemania, el gran motor de la UE, aparecen pintados de blanco, lo que significa prácticamente ningún problema que ponga en peligro la libertad de información ahí, porque si algo apareciera se corrige inmediatamente. Y sin embargo...

 

Sin embargo... en todas partes cuecen habas y en mi casa...

 

Alemania, lugar 16 de 180: Nuestra propia organización, RSF-Alemania tiene presentado un recurso de inconstitucionalidad contra el Servicio Federal de Inteligencia, a quien acusa de haber espiado sus comunicaciones por correo electrónico con socios internacionales, periodistas y otros en sus operaciones de vigilancia masivas... Esos escrutinios masivos que practican los servicios de espionaje ponen en peligro la protección de las fuentes de los periodistas... una piedra angular del periodismo... y podrían ser peligrosas para los muchos periodistas amenazados en el mundo que se dirigen a nosotros.

 

Además, hay otro recurso más, de RSF-Alemania y otras organizaciones, ante el mismo tribunal contra nuevas disposiciones del Código Penal alemán que criminalizan una parte importante del trabajo de investigación periodística.

 

Los siguientes grandes países, Reino Unido, Francia, España, y otros cuantos más pequeños, aparecen todos en amarillo, lo que significa que a veces nos enfrentamos a problemas concretos... pero que no son excesivamente graves, ni en calidad ni en cantidad...

 

Bien, veamos... a ver si aquí no se cuecen habas:

 

En el Reino Unido (en el lugar 40) le han tenido que poner guardaespaldas a la periodista Laura Kuenssberg... ¿por qué? Por las constantes amenazas que recibe desde que ha sido nombrada jefa de política en la BBC... por primera vez es una mujer la jefa ahí... poca cosa... un detalle meramente...

 

Peor son los planes del  gobierno de la primera ministra Theresa May en un proyecto de ley que pretende criminalizar la visita a los sitios webs que se consideren extremistas... Es decir, rastrean esos sitios que siempre leen los periodistas buscando información podría convertirse en un delito... También se les podría acusar de espionaje si acceden a filtraciones, incluso aunque luego no las publiquen... Pero... es solo un proyecto...

 

En Francia (en el lugar 45 de 180) RSF viene pidiendo reiteradamente a los diputados franceses que modifiquen el proyecto de ley de seguridad interna y lucha contra el terrorismo, que debaten, porque algunos de sus artículos pondrían en peligro la libertad de información. Y con bastante frecuencia se producen allí denuncias por las agresiones del público contra los periodistas que cubren información en mítines políticos durante campañas electorales (hay destrozos de vehículos de la televisión, insultos, bofetadas), o por la violencia policial contra los periodistas en cuanto se organizan noches de protestas por la ley laboral o cualquier otra...

 

En España, en el lugar 29 de la tabla, también se dan, aunque en menos cantidad, hasta ahora, problemas debidos a la Ley Mordaza, que en determinados momentos, por ejemplo en manifestaciones, protestas, o actuaciones policiales, convierten a la policía en jefes y jueces instantáneos de los periodistas a los que pueden identificar, requisar cámaras y herramientas de trabajo e impedir que puedan informar... Y es más o menos frecuente que sucedan incidentes de este tipo en manifestaciones, en la valla de Melilla o, hace un año o dos, en los desahucios... Como sabéis todos los partidos se comprometieron a obligar al Partido Popular a cambiar esos artículos de la Ley Mordaza durante esta legislatura... todavía no lo han hecho pero parece ser que estarían en ello... cuando la crisis de Cataluña deje agenda para otras cosas.

 

Otro problema en España son las denuncias reiteradas del Consejo de Redacción de RTVE por la manipulación y mala dirección, parcial e interesada, que propicia el Gobierno del PP en la radio y la televisión de todos, y que RSF recoge siempre... Ese Consejo de Redacción de RTVE, que trabaja en la defensa de la información imparcial y plural en los medios públicos, acaba de recibir por cierto un Premio Ondas debido a esa lucha que mantiene...

 

Nosotros consideramos muy buena noticia que todo el Parlamento aprobara este verano, con la abstención del PP, la reforma del estatuto de RTVE, que ahora vuelve a exigir una mayoría de 2/3 para nombrar la dirección general... Claro que todavía no se ha renovado la directiva y seguimos con el equipo anterior que mantiene su dinámica, por lo que las protestas del Consejo de Redacción también siguen, la última por la pésima cobertura que hizo TVE de la jornada del 1-O en Cataluña.

 

El hecho de que ahora, por el artículo 155 de la Constitución, y la restitución de la legalidad en el gobierno de Cataluña, se anunciara la intervención de los medios públicos catalanes nos preocupó mucho...  porque precisamente el gobierno del PP no es el mejor legitimado para salvaguardar la pluralidad y poner orden en los medios públicos catalanes...

 

Pero tampoco nos tranquiliza la situación ya existente en esos medios... Hay siempre denuncias de manipulación y mala dirección, parcial e interesada, en todas las televisiones públicas de nuestro país, pero donde la manipulación y la parcialidad se da de forma más abrumadora y sistemática que en todas las demás, es precisamente en Tv3, en Cataluña. Nunca nos ha llegado una protesta  de su Consejo de Redacción (si es que tienen un Consejo, que no lo sabemos con certeza)... El comunicado que hizo público el Comité de Empresa recientemente, al anunciarse la aplicación del 155, se tradujo en que ellos no reconocerían la autoridad del Gobierno si se intervenía Tv3, pero ni una palabra de la manipulación que se ejerce allí desde el Gobierno de la Generalitat y el sector independentista.

 

Esta imagen tuiteada por Omnium Cultural la semana pasada fue retirada poco después... Quizá les dio vergüenza reconocer algo así ellos mismos: Los medios públicos serán siempre nuestros...

 

 

 

Hace unas semanas recogimos la dimisión de dos colaboradores de Tv3 (Nacho Martín Blanco y Joan López Alegre) cuando ellos mismos se marcharon renunciando a su trabajo por considerar (palabras textuales) que su “presencia en tertulias de TV3 y  Catalunya Ràdio es nociva y solo sirve como coartada... para demostrar su supuesta pluralidad y apuntalar la tesis dominante”. Más detalles, aquí.

 

Años atrás España ocupaba un puesto peor en la lista de 180 países porque el terrorismo de ETA mantenía amenazados a muchos periodistas, que incluso tenían que trabajar, y vivir, acompañados de escoltas... Eso mermaba mucho más la libertad de información y nos hacía retroceder puestos... Ahora tengo la sensación de que el año que viene volveremos a retroceder puestos debido a lo sucedido en Cataluña: las presiones a los periodistas desde el independentismo, las agresiones verbales y físicas de los ciudadanos de una y otra tendencia a los periodistas, la polarización y manipulación en los medios públicos en pro de una y otra postura... etc... todo eso empobrece y envenena el periodismo en España.

 

 

 

 

Conclusiones

 

Pero así y todo...  simplemente mirando el mapa, parece que vivimos en el mejor de los mundos al lado de continentes enteros como África y Asia, con países que son pozos negros para el periodismo y los periodistas...

 

Y la mejor prueba es que aquí estamos... hablando de ello, en unas Jornadas de Periodismo como estas.

 

Es cierto que en Europa Occidental no se suele asesinar a los periodistas... salvo los terroristas que mataron a diez en París, en la revista satírica Charlie Hedbo, hace solo dos años. Este año, con 55 asesinatos ya contabilizados en el mundo, solo 4 han sido asesinados en Europa... La última en Malta, hace unas semanas: Una bomba colocada en su coche mató a Daphne Caruana Galizia, a la que seguían miles de lectores sus investigaciones sobre la corrupción del gobierno...

 

Tampoco se secuestra a periodistas aquí... salvo si van a cubrir guerras en otros continentes... entonces sí, entonces son las presas más cotizadas, porque la repercusión de su situación siempre es mayor si es la propaganda lo que buscan los secuestradores, o los rescates son más abultados si lo que buscan es el dinero... 

 

Y aquí encontramos una gran paradoja: Ya no se secuestra a periodistas europeos, por una sencilla razón: han dejado, hemos dejado, de ir a algunas guerras. Ningún medio quiere exponer a sus redactores y corresponsales a que les maten o les secuestren en Siria, en Afganistán, en Irak, en Pakistán o en cualquier otro lugar donde se desarrolle un conflicto armado, y menos aun a alguno de los países del centro de África, donde las guerras se enredan y alargan y se solapan unas con otras... sin que nos enteremos.

 

Solución: No se envía a nadie.

 

Consecuencias: Ahora sólo van a los países en conflicto, salvo raras excepciones, los periodistas free lance que se juegan la vida o la salud sin el respaldo de un medio y trabajan por precios verdaderamente vergonzosos... Dicen los medios que es porque no quieren alentar que vayan a jugarse la vida... y que la crisis les ha golpeado fuerte y no hay dinero.

 

Resultado: El apagón informativo. Estamos muy mal informados de lo que sucede en esos lugares, sólo nos llegan las imágenes de agencias, que contratan operadores locales, y la información mediatizada por los actores en conflicto, que suele ser propaganda, o directamente intoxicación, o nada... Es decir, hemos convertido esos lugares en el mundo exterior,  zonas aparte... están fuera de la atención del periodismo libre y serio...

 

En la era de la comunicación en un mundo global resulta que el apagón informativo cada vez afecta a más territorios. Una triste y terrible paradoja sin resolver que sin duda provoca mucho dolor y sufrimiento en todos esos países...

 

Lo que no contamos, no existe... Si nadie cuenta lo que pasa, no puede haber reacción, ni solidaridad, ni ayuda, ni avance, ni nada... Si el poder, siempre brutal en una guerra, no tiene testigos que cuenten lo que sucede... Imaginen...

 

Una enorme cantidad de medios europeos (sino todos), periódicos, agencias, medios audiovisuales y digitales, sencillamente han renunciado a obtener información independiente y propia de todos esos lugares... Y eso es un deterioro evidente de la libertad de información, tanto para periodistas y medios como para los ciudadanos que deberíamos ser receptores de esa información y conocerla.

 

 

Una última reflexión

 

Miremos a los medios de comunicación, los grandes y los pequeños: Periódicos, medios audiovisuales y digitales, da igual su tamaño... Nunca habían tenido a su disposición tantos canales de difusión, tantas herramientas para llegar más lejos, con más rapidez y a mayor número de receptores... En teoría, el sueño de la información total se ha hecho realidad... Se han pulverizado casi todos los límites...

 

Pero no es eso lo que disfrutamos... Los medios, no solo de Europa, de todo el mundo, llevan años envueltos en una triple crisis, ninguna de las cuales se ha resuelto:

 

—La crisis económica que ha disparado los costes y obligado a recortes de personal igual que en todas las demás empresas de cualquier ramo.

 

—La crisis tecnológica, que no ha encontrado aun en los nuevos soportes digitales la fórmula con la que convertir su actividad primordial (la elaboración de información contrastada y de calidad) en un modelo de negocio viable y próspero... El debate sobre el “todo gratis” en internet que apuntaba antes...

 

—Y no menos importante, la crisis que yo llamo existencial. El mensaje es el medio, como nos dijo Marshall MacLuhan, y las nuevas tecnologías han destripado el problema: Está en cuestión qué es el periodismo, cómo se hace, cuándo se hace, dónde se hace y quién lo hace... Las cinco W del periodismo anglosajón what, who, how, when, where cuestionadas y en crisis... En realidad son las cuestiones que planteaba Cicerón en el Senado de Roma. Lo hacía en latín, aquí en la vieja Europa, cuando quería analizar cualquier asunto: quod, qui, como, quod, unde... y esas siguen siendo las cuestiones que ahora exigen nuevas respuestas. 

 

En medio de esa triple crisis, económica, tecnológica y existencial, en Europa debemos seguir luchando, no sé si más duramente, pero si con más inteligencia que nunca, contra los viejos enemigos: la mentira, la falsedad, la censura, la propaganda, la manipulación y el desprecio a las normas y la ética que garantizan la libertad de información: es decir el rigor, el contraste y comprobación de los datos, la protección de las fuentes, la pluralidad, el secreto de las fuentes, la clara separación entre información y opinión, etc, etc, etc... Nos hace falta, más que nunca, el buen periodismo y por eso tenemos que volver a aprender a hacerlo y a exigirlo.  

 

 

 

 

Este texto, con leves modificaciones, fue la aportación de Reporteros Sin Fronteras-España a las Jornadas de Periodismo organizadas por la Asociación de la Prensa de Albacete/Cultural Albacete el pasado 2 dfe noviembre en el Salón de Actos de la Diputación.

 

 

 

 

Macu de la Cruz Muñoz (Talavera de la Reina, Toledo,1953) es periodista por la Escuela Oficial de Periodismo (EOP) de Madrid (1974). Los cuatro primeros años de profesión los pasó en las redacciones de periódicos de León, Granada y Sevilla. Los diez siguientes simultaneó los reportajes en prensa, en El País Semanal, y en radio, en los Informativos Especiales de Radio Nacional de España (RNE), donde desarrolló después la mayor parte de su carrera profesional como redactora de Nacional, editora del informativo Noticias y Música en Radio 3, jefa del área de Sociedad y redactora jefa de los Servicios Informativos centrales. En 1987 ganó el Premio Italia al mejor documental por Generación al descubierto y en 1989 el Premio URTI, en París, por el documental Al Biah. Ha sido profesora de radio en la Escuela de Periodismo de El País/UAM durante más de veinte años. La frase que encabezaba su ficha de la Escuela era esta: “Enseñar periodismo para mí supone seguir aprendiendo a hacerlo bien”.

Desde 2011 pertenece a la organización RSF-España, de la que es vicepresidenta desde 2013. Es autora del libro La lumbre del corazón. Un elogio de la relectura (La hoja del Monte, 2009).

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

ISSN: 2173-4186 © 2018 fronterad. Todos los derechos reservados.

.